vallas, borduras, pérgolas.
     Cerramientos naturales o artificiales, iluminación, adornos en piedra, rocas naturales, gravillas y áridos.



     Todo un sinfín de complementos.